Nos íbamos reuniendo en torno a las diez de la mañana en la cripta de Atocha. Dada la enfermedad del señor inspector, Alejandro Viñas presidía la eucaristía, en la que se renovaba el compromiso de pertenencia a ADMA. Por parte de nuestro consejo nos hacíamos presentes Ángel (presidente), Violeta (secretaria) y Augusto (animador).
En un salón atiborrado (Aula Magna de la inspectoría) se celebraba la Asamblea: repaso del curso pasado, formación a cargo de Alejandro Viñas en torno a la figura de María, presentación del Sínodo de los jóvenes por Javier López, descanso e intercambio de proyectos, ronda de preguntas y de actividades por parte de los distintos Consejos, presentación de las Jornadas de Espiritualidad vividas en Cazorla, anuncio de las peregrinaciones a Turín y Argentina.
Terminábamos la convivencia en el restaurante “Portomarin” donde tuvimos dificultad para encontrar un sitio para tantos asistentes, pero el cálido ambiente de fraternidad podía con todo. ¡Hasta la próxima!
Compartir esto ...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on Google+
Google+